Alumnos de la UCA protestan por aumentos e involucran al Papa

Es porque además del aumento de la cuota agregaron nuevos pagos por derechos de examen; Dicen que son hechos “contrarios al pensamiento de Francisco”.

Por Horacio Yacante

Estudiantes de la Universidad Católica Argentina protestaron por un cambio en las regulaciones arancelarias que les hará pagar más por estudiar. Y para poner presión, apuntaron a la cúpula de la Iglesia: aseguraron que las políticas de presión económica ejercidas son contrarias al pensamiento del papa Francisco, “quien hasta hace poco más de un año dirigía la Comisión Episcopal, órgano del que depende la institución”.

La protesta es encabezada por la Federación de Estudiantes de la UCA (FEUCA), cuya sede principal reside en Buenos Aires y que cuenta con delegaciones en todo el país, incluida la Universidad San Francisco de Mendoza.

La directiva de la federación, encabezada por Guillermo Chas –estudiante de Derecho en Buenos Aires–, explicó a Vox Populi que durante 2014 hubo un aumento en las cuotas que oscila entre el 17 y el 30 por ciento de acuerdo a cada carrera y que a esto se sumaron una serie de regulaciones arancelarias que atentan contra la solvencia de los estudiantes.
Entre estos se pueden contar la creación de un “derecho de examen” pago para ciertos turnos regulares, aplicable a la promoción que ingresó este año. En la misma dirección, añadieron derecho de examen pago en prórrogas, es decir para los turnos de examen concedidos una vez que se vence la escolaridad académica de la materia.

En segundo término se duplicó el interés por mora, que hasta 2013 había sido del uno por ciento.

Sin embargo, lo que ha generado mayor revuelo y rechazo en todos los estudiantes del país es la reducción a la mitad del periodo de tolerancia para perder la regularidad académica por deuda de aranceles, que hasta el año pasado alcanzaba los 60 días corridos y a partir de 2014 exige tener pago el último mes vencido anterior para rendir las materias.

Desde la institución explicaron que la finalidad es ordenar los estudios y eliminar los atrasos de los alumnos a la hora de rendir exámenes y en consecuencia, para recibirse.

En respuesta los alumnos  aseguran que muchas de estas “fallas del alumnado” se pueden remediar ajustando las mesas de exámenes con una mejor distribución y anticipación. También denunciaron que “hay deficiencias de carácter administrativo que perjudican a los estudiantes”.

Debido a que la Universidad San Francisco no cuenta con centro de estudiantes, la FEUCA encabeza un petitorio a nivel nacional que será presentado ante la Comisión Episcopal, órgano presidido por el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, quien además es el Gran Canciller de la UCA, que reemplazó a Jorge Mario Bergoglio, hoy Papa Francisco, quien dijo hace unos meses que si “el interés prioritario de una institución educativa es el dinero, esto no hace bien. ¡Esto no hace bien! Es una incoherencia”.

Comentarios