Alberto, con pañuelo verde: “El aborto nunca debió haber sido un delito”

El presidente electo subrayó en una conferencia en México que el Estado debe garantizar el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo “en condiciones de asepsia”.

“Toda mi vida enseñé que el aborto no debe ser delito y creo que no debe ser delito. El Estado debe garantizar a la mujer acceder al aborto en condiciones de asepsia”, expresó Alberto Fernández al responder la pregunta, durante una conferencia que brindó el martes, en la Universidad Autónoma de México (UNAM).

De esta manera, el presidente electo ratificó su posición a favor de la despenalización del aborto. En ese marco, el mandatario electo dijo que el aborto es “un problema de salud pública” ya que las mujeres sin recursos “recurren a practicarse el aborto en condiciones muy malas”, lo que pone en riesgo sus vidas.

Además, recordó que el hecho de que se legalice el aborto “no significa que las mujeres estén obligadas” a interrumpir el embarazo.

“Aquella que piense que abortar no es una buena salida, simplemente lo que debe hacer es no abortar”, subrayó.

Repercusiones

Tras los dichos de Fernández, La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, “saludó” las expresiones del mandatario electo. A través de un comunicado de prensa con el título “¡Aborto legal ya!”, el movimiento le solicitó a Fernández una audiencia para que reciba a una delegación de activistas de esa articulación conformada por alrededor de quinientas organizaciones de mujeres, disidencias, derechos humanos, sindicales, y políticas, que desde hace 14 años impulsa la legalización y despenalización de la interrupción voluntaria de embarazo.

Cabe aclarar, que este año, los movimientos que integran la Campaña presentaron, por octava vez, un proyecto de ley que incluye modificaciones en relación al anterior, teniendo en cuenta los aportes que se incorporaron durante la discusión parlamentaria.

“Es con urgencia que nuestro país necesita de una ley que garantice el aborto legal, seguro y gratuito, está en juego la salud, la vida de las mujeres y de las personas gestantes. La ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo es una deuda de la Democracia”, dice el comunicado enviado a Fernández.

Comentarios