El director técnico de San Lorenzo, Diego Aguirre, entendió ayer que “el tiempo pasa para todos”, al dar una explicación sobre el presente de los jugadores históricos del club, algunos de ellos reclamados masivamente por los hinchas frente al mal inicio en la Copa Libertadores de América.

El Ciclón será rival de Godoy Cruz el domingo a las 17.15 en el estadio Malvinas Argentinas.

El uruguayo comprendió la demanda de los fanáticos, se mostró consciente del “significado de cada jugador” pero no claudicó en su postura de armar el equipo “siendo lo más justo posible” y en base a sus “convicciones” futbolísticas.

El DT se expuso a las críticas de los simpatizantes azulgranas cuando decidió mantener en el banco de suplentes a Leandro Romagnoli, el jugador más ganador de la historia de club, mientras el equipo perdía con Atlético Paranaense de Brasil en su primera presentación como local por la Libertadores 2017.

El “Pipi” había quedado al margen de la convocatoria la semana pasada cuando San Lorenzo debutó con goleada en contra (0-4) ante Flamengo en Brasil y también miró desde el banco la victoria del sábado ante Belgrano de Córdoba por el Campeonato de Primera División.

“Los años pasan para todos, es normal no tener tanta participación”, consideró Aguirre en una nota en TyC Sports.

“San Lorenzo tiene muchos jugadores importantes, con muchísima historia, y yo intento manejarme con absoluto respeto porque entiendo el significado de cada jugador”, respondió cuando se le refirió por Romagnoli, Juan Mercier -también es suplentes- o Néstor Ortigoza, que fue reemplazado con un corte en la rodilla derecha.

“Entiendo que el hincha quiera ver a todos los históricos en el campo, el fútbol es pasión y sé lo que despiertan los ídolos, pero busco lo mejor para el club y para el equipo con mis convicciones y tratando de ser lo más justo posible”, razonó.