A dos meses del derrumbe, avanza el rescate de los mineros

Con el sonar masivo de bocinas a la misma hora del derrumbe que sepultó a 33 mineros a 700 metros de profundidad en las entrañas del desierto, sus familiares conmemoraron ayer los dos meses del accidente, mientras una perforadora acorta rápidamente la distancia rumbo a a los trabajadores.
El 5 de agosto, cerca de las dos de la tarde, se produjo un derrumbe en la mina San José, en el norte de Chile, y los hombres que entraban y salían de un refugio utilizado para comidas quedaron atrapados bajo toneladas de roca.
Sólo el 22 de agosto, con la llegada de una sonda en la que los mineros enviaron un mensaje escrito asegurando que todos estaban bien, se confirmó su sobrevivencia, y arrancó entonces un megaoperativo para rescatarlos, abriendo túneles desde la superficie. A las afueras de la mina, algunos parientes de los 33 hombres acampan en carpas para recordar el accidente.

Comentarios